Star Wars: Episodio VII – El futuro está en buenas manos

Esta reseña originalmente estaba en Rocket Shoot, pero creo que ya no existe eso, así que ahora está por acá.

Se puede hablar de que 2015 presentó al menos dos películas, hablando en términos de cine de Hollywood, que pueden considerarse históricamente relevantes, importantes en cuestión de la historia del cine. La primera de ellas es Mad Max: Fury Road, la segunda es Star Was: Episodio VII: El Despertar de la Fuerza. Mad Max es relevante por su calidad como producto de ficción, su manera de hacer cine de acción, y por las seguras repercusiones que tendrá en el cine de entretenimiento del futuro. Star Wars podría entrar en esta categoría por el simple hecho de ser una película de la saga de La Guerra de las Galaxias, incluso aunque la película fuera mala. Qué bueno es, entonces, que no entra sólo por eso.

Como parte de la saga de Star Wars, episodio VII es, a mi consideración, perfecta. Una de las cosas que menos gustó de las precuelas, al menos a los adultos que crecieron con la trilogía original, es que la visión del universo de esas películas fue muy distinto a la de las primeras. Que, para ellos, ya no era Star Wars. En ese caso, ésta es justo la película que ellos esperaban.

El Despertar de la Fuerza funciona como una remezcla de muchos elementos que pueden encontrarse en la trilogía original. En este sentido, puede decirse que no son demasiado novedosas en su contenido. Aunque esto no signifique nada malo. De hecho, es bastante bueno. Episodio VII funciona como una introducción a una nueva etapa en la saga. Es una apuesta segura. Lo más probable es que los elementos nuevos, antes no vistos, los podamos ver a partir de los siguientes episodios.

Tampoco es como si la narrativa y los personajes fueran simplemente unas copias de lo que se ha hecho anteriormente. Es, como lo señalé, un remix de lo hecho anteriormente por los creadores de la saga. Está exponenciado y mezclado a un nivel que no resulta repetitivo, en su mayoría, pues. Y la película es bastante consciente de esto. Constantemente hacen referencias al universo, y hablan de lo que es posible y no lo es dentro de la lógica de esa galaxia.

Aunque ninguna película de Star Wars pueda decirse que esté mal hecha, aspectos como los diálogos, o la dirección de cámara no pueden señalarse como excelentes. De hecho, algunos son un poco mediocres. En episodio VII no sucede lo mismo. Hay movimientos de cámara, y escenas realmente impresionantes, y la mezcla de efectos por computadora con efectos prácticos produce algo realmente placentero. Esta es una muy buena manera de hablar de la película. Es placentera.

A final de cuentas. Es justo lo que tiene que ser Star Wars. Más que una historia con simbolismos y mensajes profundos, que sí lo tiene, debe de ser una experiencia cinematográfica placentera y entretenida. En este aspecto, pienso yo que Episodio VII es de las mejores películas de la saga. Segunda solamente a Episodio IV, de nuevo, en cuestión de la experiencia de asistir al cine.

Si Episodio VII es realmente una introducción y una probada de lo que viene, puedo decir que estoy contento y emocionado de lo que pueda venir después. Los nuevos actores, introducidos en esta, pero que seguramente serán muy importantes en los episodios que siguen, son personas que me gusta ver en pantalla, interpretando personajes que me intrigan, interesan, y de los que me gustaría saber más. Oscar Isaac sobre todo, pero también John Boyega, Daisy Ridley, y Adam Driver. Si ellos son el futuro de la saga, estoy seguro que está en buenas manos. Además, Rian Johnson está señalado como el director de Episodio VIII, y no he visto nada de él que no me haya gustado.

Aunque seguramente quien sea que esté leyendo esto va a ver Star Wars, sino es que ya la vio, me siento obligado a recomendarla. Por favor, si es que se sienten al menos un poco curiosos de verla, háganlo en el cine. No es porque necesite el dinero, ya ha roto records de venta de boleto, en lo poco que va de su estreno. Es porque, si lo ven en sus casas, o en un celular, o algo así, la experiencia va a ser mucho menos buena. Además, es un verdadero evento cinematográfico, que no sucede muchas veces al año, y seguramente no querrán perderse de la oportunidad de ser parte de la conversación cultural.

Slacker (1991): Juan Apagado pasa mucho tiempo paseando por la ciudad.

Richard Linklater es el director que me gustaría ser, si es que quisiera ser director. Hay algo que me fascina de su trabajo. Ahora, tengo que admitir que no he visto toda su obra, el hombre es muy prolífico, pues. Sin embargo, lo que he visto de él, me han fascinado. Una de las razones por las que respeto tanto sus películas es que sus mejores piezas son muy complejas, pero parecen bastante sencillas. En su sencillez se encuentra su complejidad, esa es una buena manera de describir su primer largometraje como tal, Slacker (1991). Sigue leyendo

Boyhood (2014): La cinta que debería de definir a nuestra generación

Si tienen la oportunidad de ver Boyhood (2014), de Richard Linklater, en cine, deberían de tomarse la oportunidad de ir a verla. Incluso si no es en el cine, sería un pecado, en términos de cinéfilo, el no ver la cinta. Por si no se nota, ésta es mi película favorita de 2014.

Sigue leyendo